RESIDENCIAS ARTÍSTICAS Y ENCARGOS DE OBRA

Uno de los ejes principales del trabajo de Auditorio de Tenerife sobre la cadena de valor del hecho cultural radica en el desarrollo y fomento del talento artístico y creativo. Lejos de la retórica habitual sobre este aspecto, nuestro posicionamiento en este sentido es muy firme: desarrollar el talento implica poner herramientas adecuadas que propicien una mezcla equilibrada entre necesidades materiales de los artistas (espacio de trabajo, apoyo técnico, de personal, presupuesto) y las necesidades de diálogo y encuentro con otros profesionales, otros creadores, y con el público como receptor final de los contenidos trabajados. Cada tipo de artista es distinto en su forma de aproximarse a los procesos creativos, y por eso el concepto de residencia lo aplicamos fundamentalmente a los creadores de artes escénicas.

Los tres tipos de residencia ofertados en función del momento creativo y de los requerimientos de cada artista son: residencia de investigación, residencia artística y residencia técnica. Los desarrollamos tanto en el ámbito de los creadores locales (mayoritarios), como en el de los creadores nacionales e internacionales a través de una selección contrastada con los itinerarios de la programación artística anual. También son objeto de premios como los que ofertamos dentro del FAM-Festival Internacional de Artes del Movimiento, o en Masdanza, Festival Internacional de Danza de Maspalomas, del que realizamos la extensión en la isla de Tenerife.

Con la música, conscientes de que suelen ser procesos más individualizados, y a pesar de que hemos realizado experiencias de residencia en estilos específicos como la música contemporánea, el sonidismo, el ruidismo y las músicas electrónicas, nuestro factor de desarrollo consiste en el encargo de obras de nueva composición: jazz, obra sinfónica, óperas, repertorio de cámara, etc., bien de compositores canarios o bien de compositores tanto nacionales como internacionales para dotar de repertorio a formaciones musicales canarias.

Todo el proceso de trabajo se enmarca dentro del precepto de Auditorio de Tenerife como proyecto vivo, imbrincado con el sector que potencia y como vehículo de desarrollo cultural de nuestra comunidad de artistas.