Shlomo Mintz dirige la Sinfonía del nuevo mundo de Dvořák con la Orquesta Sinfónica de Tenerife

 

La Orquesta Sinfónica de Tenerife, ente dependiente de Cabildo, ofrece, este viernes día 7 de abril a las 20:30, el décimo concierto de abono de la temporada 2016/17 en la Sala Sinfónica de Auditorio de Tenerife. Shlomo Mintz va a dirigir la Sinfonía del nuevo mundo de Dvorák, la Obertura para un festival académico de Brahms y va a actuar como solista en el Concierto para violín y orquesta en Mi menor de Mendelssohn.

Johannes Brahms (1833-1897) compuso, en la hermosa ciudad balneario de Bad Ischl, sus oberturas orquestales Académica y Trágica, ambas de 1880. El año anterior había sido nombrado Doctor Honoris Causa por la Facultad de Filosofía de la Universidad de Breslau y, como agradecimiento, y respondiendo a la petición de una obra por parte de dicha institución, escribió “una alegre Obertura para un festival académico [la Obertura para un festival académico, op. 80], con Gaudeamus y otras amenidades”, en palabras del compositor. Este políptico sinfónico de extraordinaria orquestación está dividido en cuatro partes en las que se desarrollan al menos 10 temas, de los cuales seis son originales suyos y cuatro proceden de canciones estudiantiles alemanas.

Shlomo Mintz será director y solista del Concierto para violín y orquesta en Mi menor, op. 64, de Félix Mendelssohn (1809-1847), el más “barroco” de los románticos, que redescubrió a Bach. En esta obra hay una serie de novedades. Para empezar, y tal y como había hecho  en su Concierto en Sol para piano, el solista comienza el primer movimiento presentando el tema principal, sin exposición orquestal previa del material temático. Por otro lado, la cadenza no se ha dejado a la improvisación del intérprete, sino que el autor la escribió en su totalidad, situándola entre la sección de desarrollo y la recapitulación (algo que imitaron Chaikovski y Sibelius más adelante), en vez de al final del primer tiempo, como era común.

La segunda parte del concierto se centra en la Sinfonía nº 9 en Mi menor Del nuevo mundo, op. 95, de Antonín Dvořák (1841-1904), de la que se ha escrito mucho respecto las influencias americanas. Lo cierto es que en Nueva York entró en contacto con nuevas culturas para “incorporar las peculiaridades de la música india, y des del momento en el que escogí estos temas, los he desarrollado con todas las aportaciones modernas en cuanto al ritmo, la armonización, el diseño contrapuntístico y el colorido orquestal”. Así, entre las peculiaridades de la fantasía musical de Dvořák se encuentran la escala pentatónica y los giros armónicos exóticos, con ritmos lombardos y melodías plásticas y orgánicamente fluidas. La tendencia del estilo orquestal del compositor checo anuncia ya las nuevas formas de instrumentación de Mahler y Richard Strauss.

Pueden adquirir las entradas del concierto en Auditorio de Tenerife en taquilla de 10.00 a 19.30 horas de forma ininterrumpida de lunes a sábado, durante las 2 horas antes de la función y por internet a través de www.auditoriodetenerife.com o por teléfono en el 902 317 327.

 

Shlomo Mintz, solista y director

Nacido en Moscú, emigró posteriormente a Israel con su familia, donde estudió con la renombrada Ilona Fehér. A la edad de once años, hizo su debut en un  concierto con la Tizmoret ha-filharmonit ha-yisre’elit. Debutó en el Carnegie Hall en un concierto con la Pittsburgh Symphony Orchestra bajo la tutela de Isaac Stern. Desde entonces, es un célebre invitado de orquestas y directores del panorama musical internacional y ha tocado con músicos históricos como Sergiu Celibidache, Pablo Casals, Jenő Ormándy- Blau, Claudio Abbado, Lorin Maazel, Mstislav Rostropovich y Carlo Maria Giulini. Celebró su 50 Aniversario con la Orchestre national de France en concierto conmemorativo en el Théâtre des Champs-Élysées, como director y solista.

Shlomo Mintz ha ganado numerosos premios, entre otros el Premio Internazionale Accademia Musicale Chigiana, el Diapason d’Or, el Grand Prix du Disque, el Gramophone Award y el Edison Award.

Director Artístico de numerosos Festivales musicales y cofundador de Violines de la Esperanza un proyecto que ambiciona promover la paz a través de la música.

Críticos, colegas y público lo consideran como uno de los violinistas más destacados de nuestro tiempo, apreciado por su musicalidad impecable, versatilidad estilística e imponente técnica.

Related Posts
gian-carlo-badel-2-low2jb_2017_007206